lunes, 26 de noviembre de 2007

Ética.

He pensado en equlibrar el número de entradas "interesantes" con el de entradas "aburridas" (jojojo) así que hoy os toca aguantar algunas reflexiones ;)

Vamonos por partes, y lo primero es decir que me ha inspirado hoy día, y viene siendo este texto que encontré en el libro "Ética para amador":

Es la debilidad del hombre lo que le hace sociable; son nuestras
comunes miserias las que inclinan nuestros corazones a la
humanidad; si no fuésemos hombres, no le deberíamos nada. Todo
apego es un signo de insuficiencia: si cada uno de nosotros no
tuviese ninguna necesidad de los demás, ni siquiera pensaría en
unirse a ellos. Así de nuestra misma deficiencia nace nuestra frágil
dicha. Un ser verdaderamente feliz es un ser solitario: sólo Dios
goza de una felicidad absoluta; pero ¿quién de nosotros tiene idea
de cosa semejante? Si alguien imperfecto pudiese bastarse a sí
mismo, ¿de qué gozaría, según nosotros? Estaría solo, sería
desdichado. Yo no concibo que quien no tiene necesidad de nada
pueda amar algo: y no concibo que quien no ame nada pueda ser
feliz. (Jean-Jacques Rousseau, Emilio)


Esto me plantea una interesante cuestión, ¿acaso es signo de fragilidad el apego? O sea, ¿necesitamos relacionarnos por una debilidad propia o por que es algo innato de los seres vivos? (Relación, una de las funciones básicas si la memoria no me falla). Pero claro, esta "relación" de los seres vivos no es la relación de los humanos. Una vaca no llorará sobre el hombro de un toro (sin acritud, dedicado a un colega ;)) pero si que una chica tras un día malo y con problemas llorará en el hombro de su novio. Quizás es algo exagerado el comparar animales con humanos, pero es necesario para diferenciar relación (función básica de los seres vivos) con relación (acción humana que puede conllevar sentimientos, que implica nuestra razón). Y volviendo a mi pregunta de antes, ¿nos relacionamos por una debilidad? ¿por carencia de algo? ¿por miedo al rechazo? ¿al qué dirán? Este último par de cuestiones, de indole muy social (y más tras haber "ayudado" a hacer un trabajo de ética sobre el rechazo por el aspecto fisico) son algo más patente en los adolescentes, lo que viene siendo mi medio ambiente.

Y fijandome en dos "ecosistemas" bastante distintos, 4ºA y 4ºB. Mi clase, 4ºA, es una clase donde el insulto es algo común, tan común cómo saludar por las mañanas. Y es algo que si debes de aprender a llevar contigo y que no te afecte. Bien, todo el mundo rapidamente se ha acostumbrado a este clima, aparentemente "hostil" (tras el que se esconde, que de uno en uno, son hasta buena gente. Eso sí, de uno en uno) y así va la clase, con sus más y sus menos, pero va bien.

La otra clase, 4ºB, es una clase que se supone como la "buena". No sé como será esto a nivel estudiantil, pero sé que a nivel social es una clase donde predomina el marujeo, el qué dirán y el miedo al rechazo (o a la soledad) (y con esto, no acuso a nadie, fieras ;)) Bien, visto así, parece mucho más grave la situación de mi clase, oh Dios mío, ¡si hasta los profesores se quejan de que nos insultamos (absolutamente todos, unos más y otros menos) entre nosotros! Pero, es ahí donde entra lo que antes planteé. En mi clase, no te relacionas, insultas. No le tienes miedo al que dirán ni nada de eso, simplemente, respondes al insulto y a seguir con lo que hacias. En la otra clase, los problemas (que en su mayoría suceden bajo cuerda) afectan muchísimo más a las personas y suelen ser, casi siempre, de indole social.

He ahí el problema, en esa clase hay muchas amistades, y fuertes. Oh sí. Pero también hay problemas, oh sí. No sólo dentro de la clase, si no con el exterior también. Pero ahí es donde se ve, que nos relacionamos por fragilidad, debilidad o carencia de algo.

Cuando estamos jodidos es cuando buscamos el hombro de un colega, las palabras de un amigo o lo que sea. Es cuando más nos relacionamos. Somos humanos, débiles por naturaleza, frágiles. Tendemos a relacionarnos, ¿por qué? Miedo a la soledad, a la larga. Aunque de primeras sean muchos motivos, el mayor miedo es terminar solos. Y es en nuestro mayor miedo donde radica nuestra mayor fuente de descontentos, frustaciones, pero a su vez, y para algunos, la felicidad. Soledad. Cómo dice sólo un ser completamente solitario goza de la felicidad absoluta: Dios.

Nadie es feliz al 100%, porque nadie es solitario al 100%. Y por más que lo queramos aparentar, somos seres humanos, imperfectos, y quien no es perfecto no puede bastarse de sí mismo.

He hablado. Nos vemos.

3 comentarios:

Mazarbul dijo...

¿Entonces todo esto es una crítica a cómo van las cosas en la otra clase? XD

Evidentemente, esto ha sido así desde el principio de los tiempos. Un oso (digo oso como quien dice un tigre o un halcón) puede vivir sólo, porque es capaz de conseguir su comida y su refugio por sí mismo. En cambio, todas las demás criaturas, por sí mismas, somos débiles una por una, y esto empezó para conseguir comida, refugio y protección, y ha acabado por convertirse en una cuestión social, que es en lo que te as quedado tú.

"Uno a uno, somos mortales. Juntos, somos eternos", que dijo uno.

Kabul dijo...

No hombre, pero es el ejemplo que más conozco y tengo más a mano xD

Es lo que dices, que todo empezó por eso... pero ha llegado a un punto, en el que podemos ser autosuficientes, pero no lo somos por... algo. No sé cómo explicarlo.

Arweneressëa dijo...

Hola Kabulete, no sabía que se te daba la filosofía... Pero lo que yo pienso al leerte es que el ser humano es un ser social por naturaleza. No porque sea una debilidad, sino porque tenemos comunicación y eso nos da la posibilidad de interrelacionarnos de manera más íntima que cualquier otro animal.

Si esto nos hace infelices o no; débiles o fuertes... No lo sé, pero tienes razón en que son los afectos los que nos causan tanto sufrimiento ¿por qué? Porque los afectos van de mano con los deseos, y eso también es parte de la naturaleza humana: el desear. Pero el deseo es infinito e insaciable, cuando cumples uno nace otro y hasta no hacerlo realidad sufres, te angustias.

Digamos, sin afectos (ni mundanos ni emocionales) seríamos felices al 99% ...eso dice el budismo xD

Saludos