viernes, 8 de junio de 2007

El Castillo del Silencio.

En los tiempos que corren ya no hay lugar para la fantasía,un reloj rige nuestras vidas,un reloj que nos convierte en rutino-dependientes,siguiendo rituales que es lo que nos convierte en iguales.Pero la fantasía aún tiene un pequeño hueco,en este caotico mundo.

· · ·

-Bien,entonces mañana saldremos a las 9:00 en un autobus,llegaremos sobre las 9:45...

La tutora siguió hablando pero nadie le prestaba atención.Aquella excursión no les interesaba demasiado,pero lo que fuese por perder un día de clase,sobre todo siendo jueves.La campana tocó interrumpiendo a la tutora,que aunque en el fondo le tenían algo de cariño (al fondo,muy al fondo) hablaba demasiado.El resto del día transcurrió sin más misterio...

· · ·

-Entonces...¿Fisica y Quimica támbien nos la perdemos?-dijo Nacho

-Sí,-dijo Luis-Todo el día menos la media hora del principio

-Pero para ir a un castillo viejo...-interrumpió Marta.-Yo preferiría hasta dar clase-añadió con no mucho ánimo.

El autobus arrancó.El viaje no tuvo demasiado movimiento,salvo lo típico de ir en autobus unos adolescentes.Canciones idiotas,cucherias,esas cosas típicas.Antes de la hora prevista el autobus paró junto al castillo de Santa Catalina.En contra al resto de Cádiz que parecía lleno de vida y movimiento,aquella zona estaba muerta,nada se movía.

-Id pasando dentro,se supone que el guía llegaría en unos diez minutos...-vociferó la tutora.-Bueno,¡id pasando! Voy a hablar una cosa con el conductor.

Todos fueron entrando poco a poco,con un desanimo general.Del C iban casi todos,exceptuando a la ''fauna cani'' y a Gamba,mientras que del B solo iban tres personas: Fran,Yona y Antonio.Del A misteriosamente nadie iba,ni siquiera Richi.Mientras entraban a alguien se le ocurrió la gracia de cerrar el portón.Con un crujido seco la puerta se cerró.

-¡¿Pero que haceis?!-gritó la tutora.-¡¡Abrid inmediatamente!!

A pesar de todos los intentos la puerta no se abria ni de coña.La tutora dejó de vociferar y se marchó a buscar ayuda,dejandolos solos allí dentro.

-¿Y si nosotros buscamos una llave?-sugerió Ale.

-¿Y la vas a encontrar aquí adentro?-dijo Nacho.

-No creo...

-No es una mala idea,mejor que estar aquí parados...-dijo Pablo.

-¡Venga! En plan aventura,jiji-dijo Fran.

-Por cosas como esas parece maricón...-dijo arrastrando las palabras Luis aparte a Nacho.

-Y luego dices que soy el perro.-le reprochó.

-En fin...¿lo echamos a suertes?-dijo Luis,ya en voz alta.Nadie dijo nada.-Así es más plan aventura,¿no Fran?

Fran asintió.Sin mucho ánimo los demás aceptaron la idea.Con unos palitos echaron a suertes los grupos.Decir que quedaron unos curiosos grupos,alguno que otro hasta absurdo.Marta,Nacho y Pablo;eran uno;Luis,Sosa y Pili;formaban otro de los grupos;Zoë,Julia y Ale;Fran,Antonio y Yona conformaban el último grupo.

-Bien,-dijo Luis tomando la voz cantante.-Nacho,Ma...

-Tú calla-le cortó Marta- encima de me ha tocado con estos dos,no me digas tú por donde tengo que ir...iremos por la escalera,-se giró hacia Nacho y Pablo.-Venga vosotros dos,bolas sebosas,¡subid las escaleras!

Los tres se mercharon por las escaleras,mientras abajo aún decidían a donde ir cada grupo.

-Vamos por abajo,-dijo Sosa.-Por esas escaleras que bajan,no tienen mala pinta.

-Bien,pues vamos.-dijo Luis.-¡Venga Pili más movimiento chocho que estás dormida!

Pili bajó con ellos por las escaleras acordandose de la familia de los palillos que la habían encasillado en aquel grupo.

-Bien-dijo Julia.-¡Nosotros iremos por la izquierda! ¿Qué os parece?

-Bien,pues vámonos-dijo Zoë.

-Eso jajaja-concluyó Ale.

Sin otra elección Yona,Antonio y Fran siguieron el pasillo de la derecha.

Al final de las escaleras que ascendian comenzaba un enorme pasillo.Iluminado por grandes ventanales,se antojaba como un lugar enigmatico y embriagador.Marta,Nacho y Pablo comenzaron a avanzar por el pasillo.

-¡Me encantan los castillos!-dijo Marta.-Aunque tenga que ir con vosotros dos.-añadió desdeñada mirando a Nacho y Pablo que charlaban ajenos a ella.

-Pablo,¿tú sabes algo de este castillo?-preguntaba Nacho.

-No,solo sé el nombre y poco más.

-¿No parece el un sitio guapo para un videojuego?-continuó Nacho.

-Seh,eso no te lo niego.

-¡¡Quereis hacerme caso mierdozos!!-gritó Marta e ipso facto le dió un cate a Nacho.

-¿Y yo que he hecho ahora?-dijo lastimeramente.

-No hacerme caso.

-No,si la chica es fina...por ahí empezó Pinochet...

-¿Tú quieres otro?-añadió desafiante.

-No,gracias.

Siguieron andando por el pasillo,parecía enorme.Las paredes desgastadas,y el suelo todo por igual,daban la sensación de no avanzar,pero encontraron una puerta en medio del pasillo:

-¿Entramos?-sugirió Nacho.

-Pues...-Marta miró a Nacho y a Pablo.

-No tenemos nada que perder por echar un vistazo,¿no?

-No,-Marta dijo decidida.-¡Entremos!

Abrieron la puerta y encontraron una sala,con tres pequeñas columnas.Sobre cada una había un cojín y sobre cada cojín había un carta.Avanazron poco a poco,vacilantes,cada uno hacía un pilar.Cada uno cogió una carta,que parecían de naipes.Nacho cogió una en la que se veía un enorme guerrero con una espada enorme y en la que se leía ''Bérsker''.La que Marta cogió tenía dibujado un arquero y se leía ''Archer''.Finalmente la de pablo tenía dibujada a un lancero y como no la palabra escrita en la carta no era otra que ''Lancer''.

-¿Que coño es esto?-dijo Nacho.

Antes de que nadie respondiese el marco de la puerta se derrumbó dejandolos encerrados allí en aquella habitación.La única salida era una ventana,que estaba oculta tras una piedra grabada en un lenguaje incompresible.

-¿Y ahora qué?-dijo Pablo.-¿Quien dijo que no teniamos nada que perder,eh eh?

-¡¡Tú!!-le gritó Marta dandole una hostia.

-Verdad...

Mientras discutían la piedra brilló y los extraños grabados tomaron formas de letras.

-''Guardadlas,pues os salvaran cuando todo esté perdido.''-leyó Nacho.Acto seguido la piedra se rompió revelando la ventana,que estaba rota.Marta se acercó a mirar.

-¡Mirad!-Nacho y Pablo se acercaron.-¡Almenas! Salgamos por aquí a ver si hay salida...

Abajo,bastante abajo de las almenas,Luis,Sosa y Pili caminaban por unas escaleras que no parecían tener fin.

-¿Esto no se va a acabar o qué?-decía Sosa.

-No...-dijo Pili.

-¿Qué?-dijo Luis.

-¿Qué?

-¿Eh?

-¿Uh?

-¿Qué?

-¡Dejad de hacer los tontos!-gritó Pili.-Me ha tocado con vosotros pero no os aguantaré así...

Pili salió disparada hacía adelante llegando hacia lo que parecía el final de la escalera y abajo había...una cueva.Y inundada de agua,por cierto.

-Agua...-dijo Sosa.

-Venga Ale,nada.-se jactó Luis.

-Sí,¿tú estas loco o qué? Está helada...

-Mira el machote el que gana medallas y todo...cof.

-Pues venga listo,mira voy a nadar.

Sosa se tiró al agua dandose de cabeza.El agua apenas les llegaba a las rodillas,bueno a algunos más que a otros.Siguieron avanzando hasta encontrar una salida al exterior.Esa salida daba a una cala,rodeada por los grandes pedruscos que sostenían el castillo.Támbien había unas enormes escaleras que conducían hacía unas almenas.

-¿Qué hacemos?-dijo Luis.

-¿Subimos?-propuso Sosa.

-Yo no tengo ganas de subir tantos escalones.-sentenció Pili.

-¡Pues quédate aquí vaga! ¡Sosa vamos!

Luis y Sosa comenzaron a subir dejando a Pili allí en la arena,esperando.

Por el pasillo de la derecha Zoë,Julia y Ale continuaban su camino.El largo pasillo no parecía tener fin.

-Jo tio,que sitio más grande,desde fuera parecía más pequeño-se quejó Julia.

-Bueno,jajaja,al menos hacemos ejercicio -Ale se reía continuamente sin ton ni son...

-Ale,¿todo te hace gracia?-preguntó Zoë curiosa.

-Eh...-Ale se quedó sin saber que contestar.

Y ese mutis que invadió a Ale,los acompañó durante el resto de la caminata.Llegaron a una enorme escalera de caracol.

-¿Subimos?-Julia que ya había subido un escalón,propuso continuar.

-Vale-dijo Ale

Subieron las enormes escaleras.Eran de metal y parecian antiguas.Unos finos cables metálicos las sujetaban al techo.Mientras poco a poco subían un cable se ''soltó''.La escalera comenzó a derrumbarse desde abajo poco a poco.

-¡¡Corred!!-gritó Zoë

Llegaron por los pelos a arriba,cruzando una trampilla,desde donde salieron a una torre,altisima,y rodeada de ¿niebla? no sabían,estaban tan alto que quizas fuesen nubes...pero...

-¿Ahora cómo coño salimos de aquí?-protestó Julia.

Mientras muy abajo de la niebla,en las almenas,Marta,Nacho y Pablo seguían su camino.

-Que de niebla hay ahí abajo...-dijo Nacho.

-¡Venga vamos! ¡No os quejeis tanto!- gritó Marta agitando los brazos para hacerse notar.

-Que sí que sí,te hemos oido...

Siguieron caminando,poco a poco comenzó a hacer más frío.Se escucharon pasos detras de ellos.

-¿Y eso?-dijo Pablo.

-¿Lo qué?-Nacho miró atras.

-¿No lo oyes?

-Sí.-dijo Marta.-Pasos.

-Eso mismo...¿serán algunos de estos?

-No,suena raro...como de mucha gente.-dijo Nacho.

Entonces por la esquina asomaron los que provocaba los pasos.Al menos unos veinte encapuchados que nada más verlos comenzaron a gritar y a correr tras ellos.

-¡¡Corred!!-gritó Nacho.

Salieron corriendo,mientras que la caprichosa fortuna,comenzó a hacer que se derrumbasen las almenas.Los chicos (y chica) corrían más rápidos que los encapuchados,hasta que llegaron a un agujero de poco más de metro ochenta de ancho.Nacho sin dudarlo saltó al otro lado,Marta y Pablo sin embargon titubearon.

-Esto...-dijo Marta.El agujero se hacía cada vez más grande.

-¡¡Salta imbécil!-y Pablo la empujó.

Tras empujarla Pablo saltó,aunque ninguno llegó al otro lado se pudieron agarrar al borde.Nacho intentó subir a Marta mientras Pablo intentó subir solo.Cuando Nacho tenía a Marta casi arriba,el bordillo donde se agarraba Pablo se cayó,que cayó con él.

-¡AHHH!-pero como acto reflejo se agarró a la pierna de Marta.

-ARG,-se quejó Nacho.-¡No puedo con los dos!

-¡¡Ahh!! ¡Mi pierna!

-Joder...en fin,creo que hasta aquí he llegado.-dijo Pablo,intentando quitarle tensión al asunto.

-Pablo...-Nacho se quedó con los ojos abiertos-¡No seas tonto!

-Je,¡nos vemos en el infierno!-dicho esto se soltó de la pierna de Marta.

Mientras caía en la niebla,en silencio,Nacho subió a Marta la cual se quejaba de que le dolía la pierna y de la estupidez de Pablo al tirarse.

-Este tío es IDIOTA-dijo.

Pero de repente de entre la niebla surgió alguien.Era Pablo.Por lo visto debajo de la niebla había una estructura de madera,y por fortuna paja que amortiguó su caida.Pero la estructura no aguantó...Pablo cayó,ahora sí,al mar.Mientras Nacho y Marta comteplaban el agujero que en la niebla Pablo había dejado,los encapcuhados huían.Solo se escuchó un grito desde muy abajo.

-¡HUID GILIPOLLAS!

Nacho y Marta salieron corriendo,mientras que Pablo se hundía en el agua pensando ''Joder hoy que me traigo vaqueros y el reloj no-sumergible,me toca nadar..."

No hay comentarios: